Imagen
Apoyo psicológico a la pareja esteril
   
ATENCIÓN PSICOLÓGICA ONLINE
Cómo Funcionamos
Quiénes somos
Preparación psicológica a la nueva maternidad
Apoyo psicológico a la pareja esteril



Vivimos en una sociedad fértil y aunque muchas parejas no puedan tener hijos siguen siendo la excepción, así que aunque duela mucho se está rodeado de estímulos, situaciones y conversaciones que recuerdan constantemente que los demás tiene hijos y nosotros no.

Es importante asumirlo y aceptarlo porque no podemos eludirlo, lo único que se puede hacer es prepararse psicológicamente para afrontarlo. Es importante tomarse un tiempo de aceptación y no sentirse obligada a enfrentarse a estímulos que producen dolor.

El apoyo del entorno familiar y social es muy importante para superar los problemas emocionales. La comprensión ha de ser mutua. Ellos deben de comprender la situación y los sentimientos, así como la pareja debe de condescender con su ignorancia y su falta de sensibilidad en algunas cuestiones. Es importante confesar la situación y explicándola de forma que ellos pueden entender lo que sentimos. La familia y los amigos no tienen la capacidad de ponerse en el lugar de la pareja, ya que las emociones y sentimientos que surgen sólo lo saben aquellos que han pasado por la misma situación.

Es muy importante:

1- Dejar de aparentar que no pasa nada y que podemos con todo
2- No avergonzarse por estar mal, ni sentirse culpable por ser vulnerables. Atreverse a confesar las dificultades, es sinónimo de ser muy fuerte para reconocer como afectan los problemas.
3- No dar por supuesto que todo el mundo sabe lo que pasa y tiene la obligación de hacer un trato especial como se cree que debe de hacerse.
4- Tener cuidado con la rabia, no dirigirla hacia uno mismo ni contra los demás.

Nadie piensa que no podrá tener hijos. La noticia es inesperada y dolorosa porque hecha por tierra muchos planes y supone una perdida que debe elaborarse emocionalmente como se elabora un duelo.

La esterilidad aparece asociada a sentimientos de vergüenza, culpa, inadecuación, fracaso, anormalidad y vació. Las emociones mas comunes son: shock, negación, culpa, búsqueda, ansiedad, desesperación, descontrol y rabia. ES un proceso inevitable y a la vez necesario para poder elaborar psicológicamente la situación y superarla con el tiempo. Es un error sentirse culpable de algo involuntario.

La rabia es un sentimiento común a las parejas que sufren esterilidad y es un sentimiento que puede servir de válvula de escape emocional y puede ser convertida en un sentimiento positivo. ¿Cómo hacerlo?

1.- Saber reconocer las emociones, para ello se ha de experimentar en toda su intensidad.
2.- Cuando asalta la rabia, no se ha de evitar, es mejor recrearse en ella y después obligarse a cambiar el sentimiento.
3.- Analizar que hemos hecho para sustituir la rabia por otra emoción.
4.- Evocar los pensamientos que controlaron la rabia para así prevenirla
5.- Evitar caer en el desanimo y la autocompasión
6.- Convertir la situación en un reto
7.- Tomar la iniciativa y empezar a buscar soluciones

Concebir un hijo es un hecho cargado de un gran simbolismo, y como tal remueve la psique para bien como para mal. Si un hijo representa tantas cosas, el hecho de no poder concebirlos genera muchas dudas sobre la propia persona, sus deseos y su finalidad.

Cada persona afronta de forma diferente los problemas. Es imposible que ambos miembros de la pareja reaccionen igual, por ello es muy importante aumentar la comunicación, hablar de los sentimientos y sincerarse el uno con el otro, no con animo critico, sino con animo constructivo. Así se elimina rabia y frustración si la pareja no responde como se desea.


APOYO PSICOLÓGICO AL TRATAMIENTO DE FERTILIDAD

Tras el shock emocional que supone saber que no se podrá tener hijos, se le añade la angustia de aterrizar en un medio desconocido: la sanidad. Se tiene el absoluto derecho de estar informados en todo momento, las dudad van acompañadas de angustia, por ello es mejor perder un rato en la consulta que llevarse la angustia a casa.

El inicio de los tratamientos supone un momentos de máxima tensión y supone para la mujer una combinación de sentimientos de ira, frustración, ansiedad y victimización. Todo combinado con altibajos emocionales, la euforia del principio y la desilusión del fracaso. Se corre el riesgo de que los miembros de la pareja se culpabilicen mutuamente de la situación que se atraviesa.

El resentimiento no conduce a nada, lleva a la pareja a malgastar energías inutilmente y a reducir la confianza y el apoyo mutuo, tan necesarios en estos momentos. Si se considera la situación como desbordante es necesaria la ayuda y apoyo psicológico.

Las situaciones nuevas sobre las que tenemos poco control generan ansiedad, pero los niveles de ansiedad varían en función de la interpretación que se haga de la situación.

La depresión es la respuesta mas común al problema de la esterilidad por lo que representa de perdida, es decir, perdida de la función reproductora con todo lo que significa. Si a esto se le añade la emotividad que produce los tratamientos, la euforia del principio y la desesperanza del fracaso, el resultado es devastador para nuestro equilibrio emocional. Saber que este es un proceso habitual ayuda a prevenirlo y a generar recursos personales para afrontarlo.

Las circunstancias suelen sobrepasar a los miembros de la pareja, la toma de nuevas y muchas decisiones, seguir las indicaciones y añadir que todo es dolorosamente nuevo para la pareja.

Es muy importante tener claro hasta donde se quiere llegar, no dejar que familiares o amigos decidan por uno mismo.

Hay que intentar relacionarse con personas con el mismo problema, hará saber que no se esta solo, que no se es un bicho raro y que los sentimientos son compartidos.

Una de las cosas que mas angustia a la pareja es la ignorancia. No saber donde se meten, no saber lo que les pasa ni hasta cuando. Las cosas se ven mejor si se conocen los limites, si se les ve el final. Es muy importante barajar otras soluciones por si las estas intentando no se logran. Preguntar al medico por la situación real, no hay que engañarse a uno mismo y tampoco que los demás nos engañen.

Estar bien informados de la inseminación artificial, sus resultados y donde esta el limite, así como de la fecundación in Vitro, riesgos, explicación detallada de todo el proceso y sus intervenciones. Ser conscientes que solo el 15 al 20% de todos los embriones transferidos consiguen anidar en el útero. Solo entre un 10 y un 15 de ellos da como resultado el nacimiento de un bebé. Solo una de cada tres mujeres a las que se les implanta embriones “in Vitro” queda embarazada.

De la misma forma que circunstancias estresantes pueden suponer un importante freno para la reproducción humana, un buen estado emocional y anímico contribuirá a mejorarla.

Muchos comentarios y opiniones que recibimos de los demás pueden suscitarnos todo tipo de reacciones, desde el dolor hasta la irritación, dependiendo del proceso en que se encuentre uno. Frases como “no te obsesiones”, “ relájate” , etc..pueden aumentar la sensación de que no se tiene hijos porque no se hace mas o como se debería, produciendo una gran sensación de culpabilidad. Los comentarios no se pueden evitar pero si la sensación que producen. Lo mejor es apuntarlos y reflexionar sobre ellos, analizarlos fuera de contexto es menos doloroso.

Es muy importante que el hombre se implique al 100% en el proceso, ya que el deseo de ser padres es común. Lo que es estéril es la pareja.

Cuando la única solución para tener un hijo pasa por la donación, de semen o de óvulos, la pareja entra en una fase difícil de aceptar ya que el hijo no será biológicamente de uno de los dos. Hay que poner en una balanza el deseo de ser padre con como ser padre. También se ha de ser muy estricto con uno mismo y estar plenamente convencido de lo que se va a hacer, tanto a nivel moral como personal.

El que se propone tener hijo lo consigue. Se trata de ampliar los limites del objetivo que uno desea alcanzar, si uno desea un hijo parecido a sus padres y que nazca a los 9 meses las posibilidades de éxito se reducen. Pero si se amplían los limites y el deseo es tan solo tener un hijo, sea guapo o feo, sin importar raza, sexo etc... las posibilidades de éxito son mas elevadas.

En todo el proceso es imprescindible crear lazos nuevos con la pareja, sin una buena relación de pareja es muy difícil poder aguantar el proceso. Hay que disfrutar de lo que se tiene y de lo que se hace y no perder ese disfrute hipotecados con la amargura de o que queremos y no tenemos.

Para evitar dar la sensación de que la esterilidad es el tema dominante de nuestra vida es aconsejable establecer limites al tiempo que le vamos a dedicar diariamente al tema con la pareja. Si no, se corre el riesgo de estar hablando de lo mismo siempre.

Las relaciones sexuales de una pareja con problemas de esterilidad quedan afectadas por el estrés que comportan los tratamientos y por la falta de espontaneidad y de naturalidad que se introduce a la vida sexual. Puede ser que el sexo se convierta en el recuerdo de no poder tener hijos. Hay que ser conscientes de que este proceso es real y para solucionarlo hay que recuperar el sexo por el sexo y desasociar el sexo con la concepción, mantener una vida sexual al margen de los tratamientos.

Quererse quedar embarazada no siempre es querer tener un hijo, hay mujeres que desean el embarazo por probar que son fértiles, que son como las demás, para retener a la pareja, etc.

.Querer tener un hijo va mas allá de un embarazo, es una proyección y dar un legado que tenga continuidad en el tiempo, es como hacernos “inmortales” siempre habrá algo que sobreviva al tiempo.



Realizado por: Irene López Assor